Manuel Heras, Federación de Jóvenes Investigadores-Precarios “vamos a aumentar nuestra presión hasta conseguir más derechos”

Manuel Heras Escribano trabaja como investigador y además coordina la comisión de documentación de la Federación de Jóvenes Investigadores-Precarios (FJI).  En la actualidad, donde parece que hacer ciencia es tan difícil, quería saber porqué algunas personas se esfuerzan en defenderla y apostar por ella. Así que le he lanzado algunas preguntas a Manuel, para entender mejor la función de la FJI. Gracias de antemano a Manuel y a todo el equipo de las FJI.

Antes de seguir con la entrevista, que sepáis que si os interesa conocer más sobre las FJI, podéis consultar su web, www.precarios.org, su página de facebook https://www.facebook.com/Federacion.Jovenes.Investigadores/ o bien su perfil de Twitter, https://twitter.com/fjiprecarios

Buenas Manolo, antes de nada gracias por tu tiempo. Para quien no lo sepa, ¿puedes explicarnos el objetivo y misión de FJI?

La Federación de Jóvenes Investigadores/Precarios (FJI/Precarios o simplemente FJI) nació en abril del año 2000 cuando distintas asociaciones de jóvenes investigadores/as de ámbito estatal decidieron unirse en una federación, ya que entendían que luchar distintos niveles (regional, estatal, etc.) era la mejor manera de solucionar sus problemas laborales. La expresión “jóvenes investigadores/as” no refiere a una franja de edad particular, sino que se refiere al personal de investigación no estabilizado, sin contrato indefinido ni nada que se le parezca.

Los/as investigadores/as son a la vez profesionales de primera y trabajadores de segunda o de tercera, porque pese a que muchos/as son referencias mundiales en su campo de investigación, a la vez no tienen un estatuto propio, muchas veces caen fuera de convenio en sus centros, han perdido poder adquisitivo y tienen que alternar sus contratos temporales con la emigración o la cola del paro, lo que les imposibilita formar una familia o tener una vivienda habitual. Por todo ello, la FJI surgió como un espacio común o una asamblea general a la que todos los/as investigadores/as sin estabilización pueden acudir con el objetivo de mantener una comunicación fluida y organizar acciones colectivas. 

La FJI surgió como un espacio común o una asamblea general a la que todos los/as investigadores/as sin estabilización pueden acudir con el objetivo de mantener una comunicación fluida y organizar acciones colectivas

 El objetivo de la FJI desde su origen fue el de conseguir que los investigadores jóvenes tuviéramos una carrera laboral digna, que se ajuste a los tiempos y a la estabilidad que requiere la investigación científica, la cual es una empresa a largo plazo que requiere mucho tiempo y muchos recursos, pero que acaba siendo muy fructífera. No podemos ser todo lo fructíferos que queremos debido a nuestra falta de derechos y de estabilidad laboral. En aquel entonces, en el año 2000, los jóvenes investigadores no eran ni siquiera trabajadores, eran becarios sin contratos de trabajo y sin derechos laborales (no tenían derecho a cotizar para la pensión, ni derecho a paro, ni horario laboral, ni vacaciones pagadas, etc.). Desde entonces hemos luchado para que todos los investigadores sean trabajadores de pleno derecho, algo que quedó marcado por fin en nuestra legislación gracias a la Ley de Ciencia de 2011.

También en 2019 hemos conseguido por fin, tras duras negociaciones, un mejor Estatuto para los investigadores predoctorales. Nuestro objetivo ahora es el mismo que el que tenían los fundadores de la federación hace 20 años: conseguir una carrera investigadora digna y derechos laborales para los investigadores. Actualmente los investigadores postdoctorales no tenemos una carrera laboral decente, carecemos de estatuto propio y convenio estatal, estamos fuera de los convenios colectivos de nuestros centros en muchos casos y nuestros salarios se han congelado desde 2011, con la consecuente pérdida de poder adquisitivo.

También la situación de las investigadoras es bastante mala, ya que existen factores sistémicos que obstaculiza e impide que lleguen a los puestos finales de nuestro recorrido laboral (hay muy pocas catedráticas y profesoras de investigación). Uno de los temas que más nos preocupa es que la carrera investigadora parece estar pensada para hombres de mediana edad que no concilian su vida personal con su vida familiar y que tienen recursos suficientes para aguantar los periodos sin remuneración.

Estos son nuestros objetivos actualmente: conseguir una carrera laboral para los investigadores, un estatuto del personal de investigación (que incluya a postdoctorales, técnicos de laboratorio y gestores de proyectos) y un aumento de la inversión en ciencia en el PIB de nuestro país (hasta un 2%) que se destine a recursos humanos y proyectos de investigación. Todo ello debería solucionarse gracias a un Pacto por la Ciencia en esta nueva legislatura, tal y como acordamos con los principales grupos políticos tras la Marcha por la Ciencia el pasado mes de octubre. 

¿Quién hay hay detrás de la FJI?

Detrás de la FJI hay miembros de sus asociaciones locales que sacrifican mucho tiempo de su vida personal para defender los derechos de los investigadores no estabilizados. También hay personas que no forman parte de una asociación federada en la FJI pero que sacan mucho tiempo para ayudar a todos sus colegas de profesión: hay gente que está en el extranjero y manda información sobre cómo son las condiciones laborales fuera para que las copiemos en nuestro país, personas en situaciones familiares difíciles que aún así sacan tiempo para colaborar en cualquier tarea, cientificos en paro que lucha para que tengamos contratos indefinidos y también tenemos a investigadores postdoctorales que se desviven por mejorar las condiciones laborales de los predoctorales. Lo que los une a todos es la lucha para que las generaciones futuras tengan unas condiciones mejores que las que tenemos ahora.

Hay mucha solidaridad y mucho compañerismo. Pese a ser la organización más numerosa de investigadores predoctorales y postdoctorales de España, es una organización que intentamos que sea totalmente horizontal y transparente, que funciona asambleariamente y que sirve como red de apoyo mutuo entre investigadores no estabilizados, tal y como se concibió hace casi 20 años. 

Lo que los une a todos es la lucha para que las generaciones futuras tengan unas condiciones mejores que las que tenemos ahora

¿Cómo entraste a formar parte de ello?

Entré a formar parte de la FJI gracias a mi pareja. Yo estaba al tanto de la existencia de la FJI porque consultaba los foros de su web (www.precarios.org), que es un instrumento muy interesante para resolver dudas sobre convocatorias de trabajo y sobre cualquier aspecto de la vida investigadora. Los dos éramos investigadores predoctorales y ella además empezó a colaborar con la FJI. Me dijo que deberíamos formar parte los dos y seguí su consejo sin dudarlo. Ella sigue colaborando también con la FJI. 

¿Qué te ha aportado a ti formar parte de la FJI? 

Formar parte de la FJI me ha aportado muchísimo a nivel personal y profesional. A nivel profesional he podido ayudar a dignificar mi profesión a través de la FJI, ya que la federación ha sido un actor clave en los grandes avances de los derechos laborales de los investigadores desde hace 20 años: en el paso de ser becarios a ser trabajadores, en la Ley de Ciencia, en el Estatuto del Personal Investigador en Formación, etc. Realizamos informes sobre el estado actual de nuestra profesión y ofrecemos datos y propuestas que nadie más ofrece, como el cálculo de la pérdida de poder adquisitivo de los postdoctorales en los últimos diez años o las propuestas para tener una carrera investigadora digna. También estamos ofreciendo instrumentos que nadie ha ofrecido hasta ahora, como una guía para conseguir que todos los investigadores postdoctorales consigan aumentar su salario en sus respectivos centros.

A nivel personal he conocido a mucha gente maravillosa, altruista, solidaria y que no duda en luchar por los derechos de todos los investigadores presentes y futuros. Funcionamos de manera asamblearia, nadie es más que nadie, todas las opiniones se escuchan y se debaten, y gracias a eso aprendemos muchísimo los unos de los otros. 

Funcionamos de manera asamblearia, nadie es más que nadie, todas las opiniones se escuchan y se debaten, y gracias a eso aprendemos muchísimo los unos de los otros

¿Y qué crees que has aportado a la FJI?

He aportado exactamente lo que han aportado los demás miembros de la FJI y de sus asociaciones locales: mucho esfuerzo, mucho trabajo, mucha compresión y mucha paciencia para poder coordinarnos y mejorar nuestras condicones laborales. 

¿Crees que el contexto y panorama de la investigación nacional ha ido cambiando desde que empezaste con tu carrera investigadora? ¿Si es así, como?

En 2011 comencé a trabajar en mi tesis doctoral gracias a una beca-contrato FPI. Digo ‘beca-contrato’ y no solo ‘contrato’ porque entonces 2 de los 4 años de mi tesis eran becados: en esos dos años no no tenía derecho a paro, por ejemplo. Ese año se aprobó la Ley de Ciencia, que prohibió que los investigadores tuvieran becas, y fui parte de la penúltima generación en esa situación. Tras la Ley de Ciencia de 2011 tendría que haber salido el nuevo Estatuto de los predoctorales en aproximadamente dos años, pero se dilató hasta el 2019 y, tras arduas negocaciones, ese estatuto ha supuesto algunas mejoras en la vida de los predoctorales pese a ser un documento a nuestros ojos bastante limitado: por ejemplo, desde FJI se presionó y negoció para que el salario de los predoctorales aumentase progresivamente durante los 4 años de contrato y no perdiese poder adquisitivo en el futuro. Por todo esto y por muchas cosas más, el panorama desde 2011 hasta la actualidad ha cambiado muy rápidamente, en parte gracias a la presión ejercida por la FJI. Y en los próximos años vamos a aumentar nuestra presión hasta conseguir más derechos para los predoctorales y postdoctorales.

¿Cuales son los grandes problemas o dificultades a los que se enfrenta la ciencia en los próximos años?

Existen actualmente tres grandes problemas: la falta de financiación para llevar a cabo investigaciones de calidad y mejorar los salarios de los jóvenes investigadores, la falta de una carrera investigadora digna (con categorías, mecanismos de promoción, rangos salariales, etc.) y la falta un Estatuto del Personal de Investigación que blinde nuestros derechos. También deberíamos poder cobrar complementos salariales, como sexenios y quinquenios. Todos estos problemas esperamos que se solucionen pronto, ya que el pasado 19 de Octubre FJI e INNOVA, su asociación local de Salamanca, organizaron una Marcha Por la Ciencia que culminó en una reunión con varias de las principales fuerzas políticas (PSOE, PP, Podemos, IU, Ciudadanos, Más País y Recortes Cero) en donde se comprometiron por escrito a llevar a cabo un Pacto por la Ciencia en esta próxima legislatura. Estaremos por lo tanto más que atentos para que el Pacto por la Ciencia sea una realidad y para que no se convierta en un brindis al sol, o sea, en un Pacto vacío y sin contenidos que nos siga condenando a la precariedad laboral.

¿Crees que esos problemas pueden afectar a la motivación de estudiantes que ahora tendrían que escoger su carrera y podrían no escoger una carrera científica?

En principio podrían afectar, claro que sí. Pese a que ser investigador es para mí el mejor trabajo del mundo, a muchos estudiantes les resultará descorazonador saber que es uno de los sectores con menos estabilidad y derechos laborales (aunque obviamente no es el que está peor de todos). De hecho, ya hay gente que decide salir fuera de España y no volver para poder tener los derechos, el salario y la seguridad que no se le ofrecen aquí. Pero si a esos estudiantes les gustan las ciencias (humanas, sociales, naturales, etc.), ser investigador es un trabajo apasionante para el que estamos mejorando las condiciones laborales cada año que pasa.

Solo tienen que comparar la situación actual con la de hace veinte años para darse cuenta de que hemos avanzado bastante. Lo importante es que sean investigadores si eso es lo que quieren ser y que se unan a sus compañeros para conseguir mejorar la situación de la ciencia en este país. Nosotros creemos que ese es el camino: reivindicar la importancia de la ciencia con trabajo de calidad y reforzar la colaboración y la solidaridad entre los investigadores para dignificar nuestra profesión. 

Creemos que ese es el camino: reivindicar la importancia de la ciencia con trabajo de calidad y reforzar la colaboración y la solidaridad entre los investigadores para dignificar nuestra profesión. 

¿En ese caso, como se puede revertir todo esto? ¿Cómo podemos implicar y motivar a futuros científicos/as?

Señalando que a través del trabajo en colectivos se pueden lograr grandes cosas. En tu grupo de investigación, en tu centro, en una asociación de investigadores, etc.  No hay que menospreciar la fuerza que tienen los movimientos sociales. Para la persona que participa es una fuente de información y apoyo, y para el global de los investigadores es una herramienta de cambio: el individuo se nutre del colectivo y el colectivo se nutre del individuo. 

¿Podrías darnos algunos referentes en cuanto a países que están dando mejores condiciones a sus investigadores? 

Según nos comentan compañeros en el extranjero, en países como Canadá, Alemania o Francia existen distintas maneras de organizar a los investigadores por categorías, respetando la antigüedad y el status y mejorando los salarios. No podemos decir que hay un sistema perfecto, pero deberíamos poder recoger lo mejor de esos países y adaptarlo a la situación española.  

No podemos decir que hay un sistema perfecto, pero deberíamos poder recoger lo mejor de esos países y adaptarlo a la situación española.  

¿Y en el caso contrario, ejemplos de estados donde puede ser más difícil desarrollar tu carrera científica?

Existen países que lamentablemente tienen que recorrer el mismo camino que ha recorrido España en estos últimos 20 años. Por ejemplo, en Portugal todavía los investigadores, tanto predoctorales como postdoctorales, son becarios y no tienen contratos de trabajo. En Reino Unido a nivel predoctoral son becarios, no trabajadores. Pero esto creemos que cambiará pronto: la FJI representa a España en Eurodoc, la red europea de asociaciones de jóvenes investigadores. Nuestros compañeros en Italia y Portugal están al tanto de nuestras luchas en España y quieren exportar nuestra manera de trabajar y nuestras estrategias a sus países para conseguir allí lo que estamos consiguiendo en España.

Ahora un ejercicio de imaginación ¿Como sería la situación ideal en relación con la investigación nacional en 10 años?

Para mí, esa situación consistiría en que exista una carrera investigadora digna, con salarios dignos, con plenos derechos laborales, sin techos de cristal para las mujeres y que permita que los investigadores en España tengan una vida normal (con trabajo estable, salario acorde a su categoría, vivienda habitual, planificación familiar, etc), porque todo eso además mejoraría la calidad de la ciencia que se hace en España. Mi sueño, como se puede observar, es en un sentido bastante humilde: conseguir para los investigadores los derechos básicos que debería tener cualquier trabajador y así poder trabajar mejor. 

Para terminar,  ¿un mensaje para nuestros lectores?

Les pediría a vuestros lectores que sean más solidarios con los jóvenes investigadores y que apoyen las iniciativas que ayudan a dignificar el trabajo de los investigadores en nuestro país. La ciencia en España lo está pasando fatal y los jóvenes investigadores (predocs y postdocs) somos el colectivo más vulnerable en este sector. La ciencia es un proyecto beneficioso para toda la sociedad y es necesario plantear unas condiciones laborales adecuadas para la gente que se dedica a ella.

La ciencia es un proyecto beneficioso para toda la sociedad y es necesario plantear unas condiciones laborales adecuadas para la gente que se dedica a ella.

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s