La mayoría de estudios biomédicos no han tenido en cuenta a las mujeres

Realizar un estudio científico puede ser complejo. Controlar todas las variables y efectos que pueden afectar a las conclusiones que se van a sacar de estudio es difícil, y muchas puede ser determinante para obtener o resultados.

Pues la notícia de hoy es un ejemplo perfecto para introducir esta reflexión, ya que un estudio reciente parece haber sacado “los colores” a la mayoría de estudios cientificos en el campo de la biomedicina. Y es que estos estudios llevan décadas sin tener en cuenta el sexo femenino en sus conclusiones, debido a la complejidad para modelizar dichos factores. 

Realizar un estudio es complejo y requiere de preparación previa y diseño experimental. Es clave para asegurar la rigurosidad del estudio.

Un metaanálisis de más de 11 millones de estudios

El estudio ha realizado un metaanálisis de más de 11.5 millones de estudios previos y artículos publicados en revistas científicas entre 1980 y 2016. Es decir, ha aprovechado estos estudios para compararlos (siempre siguiendo un protocolo o utilizando métricas que puedan ser estandarizadas).

Esto ha permitido sacar conclusiones utilizando una gran cantidad de estudios previos, cosa que de otra forma habría sido imposible conseguir. Las conclusiones son contundentes, y es que parece que se había pasado por alto los efectos del sexo en las investihaciones biomédicas.

Separaremos tres tipos de investigaciones analizadas en el artículo: investigaciones clínicas, investigaciones biomédicas donde se trabaja con modelos estadísticos (computación) y estudios de salud pública.

Un metaanálisis permite obtener conclusiones a respuestas complejas, aprovechando el material y estudio previo. Imagen de ResearchGate

Según Vincent Larivière de la Universidad de Montreal, uno de los autores principales del estudio, las mujeres habrían sido excluídas o mal representadas en la mayoría de investigaciones.

Los resultados del análisis son los siguientes: entre el 1 de enero de 1980 y el 31 de diciembre de 2016, los estudios que tenían en cuenta el sexo como un factor a analizar en la investigación aumentaron del 59% al 67% en medicina clínica y del 36% al 69% en investigaciones de salud pública. Pero para la investigación biomédica, el factor del sexo apenas se ha tenido en cuenta (31% en 2016).

Es decir, que menos de 1/3 de los estudios biomédicos han considerado que el sexo pueda tener efectos en sus conclusiones, a pesar de que los estudios clínicos y preclínicos han demostrado que existen diferencias basadas en el sexo a nivel genético, celular, bioquímico y fisiológico.

Otra conclusión muy interesante es que aquellos artículos que contaban con una mujer como imvestigadora principal tenían más tendencia a analizar los efectos del sexo en el estudio.

¿Porqué se ha excluído a las mujeres?

Parece ser que se había exlucluído a las mujeres en muchos estudios debido a que la fisiología de las mismas es menos predecible por su ciclo menstrual.

De hecho, nuestro compañero Dani ya reflexionaba sobre algunos de estos puntos en su artículo sobre el cerebro femenino. ¿Qué mejor ocasión para leer su artículo? Si tenéis un momento os recomendamos que le déis un vistazo al post, ya que puede ayudar a contextualizar todo los matices que podría tener unos resultados tan contundentes.

Nunca esta de más tener una visión en conjunto de la temática y de cómo funcionan nuestros cerebros, para poder reflexionar sobre ello.

Sin duda es un tema complejo y no me quiero extender en este artículo, pero se debería reconsiderar si los argumentos que han utilizado los estudios biomédicos para no tener en cuenta este factor son bastante sólidos como para no haber representado diferencias sexuales en sus modelos.

Entiendo que realizar estudios biomédicos a base de modelos estadísticos es extremadamente complejo y en estos escenarios, controlar todas las variables es muy difícil.

Pero a pesar de entender la complejidad de computar estadísticamente integrando unas diferencias sexuales que pueden ser muy complejas de modelizar, me surge la siguiente duda…

¿Qué consecuencias podría tener este artículo?

El estudio ha sido publicado en la revista Lancet, una de las revistas médicas más importantes del mundo, y por lo tanto, si la tomamos en consideración, podría cambiar los estudios científicos del futuro en el campo de la biomedicina. Puede que el hecho de que se trate de estudios biomédicos tenga una dificultad añadida al tener que trabajar con un gran número de de factores que controlar así como la dificultad para obtener conclusiones en estos estudios.

Por nuestra parte, estaremos atentos por si aparecen otros artículos que respalden esta hipotesis y den fuerza a la problemática. Sin duda se trata de un gran hallazago, y por otra parte, es una de esas cosas que hace que la ciencia sea tan interesante. Permite recuestionarnos contínuamente, para entender mejor como funciona el mundo.

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s