#Supercazadores: Libélulas y otros invertebrados (parte 1)

No siempre los individuos más fieros son los más peligrosos, por eso, con este post empiezo una serie de publicaciones en las que iré repasando los organismos más efectivos a la hora de cazar. Empieza, ¡#Supercazadores!

1- Libélulas

A pesar de que mucha gente lo cree, las libélulas no pican, ya que no disponen de aparato bucal picador-chupador como los mosquitos, ni de aguijón como las abejas; por lo que no pueden picar y son inofensivas para los humanos.

Eso sí, que sean inofensivas para los humanos no significa que lo sean para el resto de especies. Las libélulas son carnívoras, se alimentan de otros insectos más pequeños como los mosquitos, y su eficacia de ataque en estado adulto es del 95%, cosa que le convierte en ¡el animal más mortífero del planeta!

Esto lo consiguen gracias a sus patas modificadas en garras para atrapar a sus presas y a sus fuertes y rápidas mandíbulas capaces de extraerse y moverse más rápido que sus presas.

libelula
Las patas de las libélulas están tan modificadas que no les permiten caminar, pero sí sujetarse firmemente cuando se enfrentan al viento y la lluvia.

Además, sus ojos super desarrollados son capaces de localizar presas a 12 metros y su configuración les permiten ver los 360º de su entorno sin necesidad de girar la cabeza,  con lo que tienen a sus presas bajo el punto de mira en todo momento.

Si a todo esto, le sumamos que pueden moverse grácilmente a unos 85 km/hora de manera común, y llegando a los 97km/hora en la especie Australiana Austrophlebia costalis, es lógico que sus presas no consigan escapar de ellas.

Pero por si todo esto no era suficiente, además estos insectos son inteligentes y son capaces de crear ilusiones ópticas. Pueden moverse de manera que se proyectan a sí mismas como un objeto estático para sus victimas, mientras las atacan rápida y hábilmente.

Finalmente, durante las diferentes fases acuáticas de su estado larvario (o naiades), las cuales representan la mayoría de su existencia (los adultos viven solo 2 meses, mientras que pueden pasar casi 5 años en estado larvario) también son grandes depredadores. Son muy agresivas y son capaces de alimentarse no sólo de insectos, sino también de larvas de peces e incluso renacuajos.

2- Mantis orquídea (Hymenopus coronatus)

Las mantis orquídea han evolucionado para parecerse a las flores de la familia Orchidaceae, lo que les confiere un aspecto asombroso. Si recuerdas nuestro post sobre el mimetismo en la naturaleza, esta especie es un claro ejemplo del llamado “mimetismo agresivo” en la naturaleza.

Suelen ser blancas con detalles rosáceos o amarillos brillantes, pero son capaces de cambiar su color a placer en solo unos días dependiendo de la luz, humedad o el entorno en el que se  quiere camuflar. Aunque no siempre son así, las crías son de color rojo vivo, con cabeza y patas negras y tardan unos 2 meses en llegar al tamaño y coloración del adulto. Las hembras son mayores que los machos, midiendo unos 7 cm frente a los 2.5 cm máximos de los machos, y por lo tanto son menos asustadizas.

mantis.png
Mantis orquídea cría frente a un individuo adulto.

Esta especie vive en las selvas del sudeste asiático y utiliza su aspecto para esconderse entre flores reales de orquídeas. Con su camuflaje evita a los depredadores, y además le permite cazar sin ningún esfuerzo. Simplemente esperan entre las flores a los animales polinizadores.

Y ¿cómo hace para atraer a los insectos más que las flores reales? Resulta que los insectos se ven atraídos por el brillo de los pétalos de las flores, y esta mantis no sólo es capaz de contorsionarse hasta adoptar la forma de la flor, sino que además es capaz de ser más brillante que las flores reales, con lo que los insectos polinizadores son incapaces de no caer en sus garras.

Además, se trata de una especie de insecto que come frecuentemente. Durante el proceso de desarrollo se alimenta cada dos días, y sus presas son selectivas. Se alimenta de mariposas, polillas y otros polinizadores jugosos, e incluso de grillos y pequeñas lagartijas, y evita animales con extremidades pegajosas o punzantes. Como apunte final, esta especie también se alimenta a veces de trozos de plátano por su aporte de potasio.

3- Caracol cono (Conus spp.)

¿Un caracol es uno de los depredadores más efectivos? ¿Cómo puede ser? Si… son lentos…, ¿no? Pues la respuesta es: ¡veneno!

Este genero de caracoles son capaces de lanzar de la proboscide (boca) un diente radular (la rádula en caracoles se usa para raspar y sería equiparable a nuestros dientes y lengua) altamente modificado que actúa como un arpón. Éste se clava en la carne de la víctima y desprende el veneno que la paraliza. Es entonces cuando el caracol se acerca su víctima, normalmente gusanos, moluscos y pequeños peces de arrecife, y engulle su cuerpo completo. En realidad, se trata de unos animales tan agresivos que incluso pueden atacar a otros caracoles cono.

Además este veneno no se trata de un veneno cualquiera, sino que es extremamente potente y de acción instantánea. El hecho de que el veneno sea tan efectivo es exactamente porque se trata de un caracol, si la presa no quedara inmóvil instantáneamente podría huir y morir demasiado lejos del caracol atacante.

El veneno, de hecho, es tan potente, que unas 10 de las 400 especies que existen pueden ser peligrosas para el hombre, y en concreto la especie Conus geographus de Australia es mortal para los humanos. Esta especie también recibe el nombre de Caracol cigarrillo, y es debido a que, una vez te ha picado, solo te daría tiempo a fumarte un cigarrillo antes de morir.

¿Pero qué tiene de especial este veneno que lo hace tan potente? Está compuesto de al menos 100 toxinas, más que ningún otro veneno, las conotoxinas que son un potente analgésico y relajante muscular, con lo que la victima se distiende tanto que deja de respirar y muere. Además, se ha descubierto que contiene una alta cantidad de insulina, lo que también causa la muerte por eliminar la glucosa en sangre y causar un choque hipoglucémico, que ayuda a la paralización.

El veneno de estos caracoles se está investigando para tratar enfermedades relacionadas con la insulina, ya que, aunque la hormona del veneno es más parecida a la que se encuentra en peces que a la de los humanos, tiene una acción muy rápida y eficiente. En cuanto a las conotoxinas, con ellas se han conseguido hacer analgésicos ¡mil veces más potentes que la morfina!

4- Gambas pistoleras (Alpheidae)

Las gambas pistoleras recibe su nombre porque son capaces de “disparar” a sus presas. Y ¿cómo lo hace? Chascando sus pinzas.

Estos camarones chascan sus pinzas especializadas creando una burbuja de cavitación que genera presiones acústicas de hasta 80 kPa a una distancia de 4 cm de la pinza. Conforme se va alejando, la burbuja llega a alcanzar los 100 km/h, generando un sonido de 218 decibelios. Esta presión es lo suficientemente fuerte como para matar a un pez.

Por si fuera poco, el chasquido también genera sonoluminiscencia, proceso físico por el cual el ultrasonido es capaz de emitir luz en el agua. Aunque la luz producida es de baja intensidad e invisible a simple vista, por lo que se cree que no tiene efectos biológicos, sino que son consecuencia del chasquido.

El ultrasonido genera cavidades en agua (burbuja) que se expanden de manera lenta y contraen de manera muy rápida, colapsando y generando temepraturas muy elevadas de hasta 30.000ºC. Bajo estas condiciones, los electrones de los átomos de separan de los núcleos y generan un plasma que emite luz.

Colonias de estas gambas, que también usan los chasquidos para comuniarcarse entre ellas, son tan ruidosas que interfieren con las comunicaciones sonar de los submarinos.

5- Gamba mantis (Gonodactylus smithii)

La gamba o camarón mantis, también es capaz de generar sonoluminiscencia. Tiene un sistema de huesos internos muy complejo en sus extremidades frontales, el cual le permite propulsar sus pinzas con la aceleración de una bala del calibre LR.22, alrededor de unos 345 metros/segundo, convirtiéndole en el ataque más rápido del mundo animal.

can we please call the mc30 a squid - Page 3 - Star Wars ...
La mantis no se daña a sí misma cuando golpea debido a la gran densidad del tejido de sus pinzas.

Pero no solo su velocidad es alucinante, su visión es aún más increíble. Tienen los ojos más complejos del reino animal. No sólo pueden moverlos de manera independiente sino que tienen ¡6 pupilas! Los humanos tenemos dos (una por ojo) consiguiendo visión binocular, lo que nos da la sensación de profundidad. Esta especie tiene vista hexnocular, lo que le da una precisión alucinante. En cuanto a los colores, los humanos tenemos 3 tipos de receptores, mientras que ¡la mantis tiene 12 receptores diferentes!

Mantis Shrimp eyes GIF | Create, Discover and Share on Gfycat

¡Pero aún hay más! Son capaces de detectar la luz polarizada. La luz natural, va en todas direcciones de manera desordenada, pero algunas superficies, como las gafas polarizadas o las pieles de los peces, pueden ordenar esta luz y hacer que se desplace en un único plano. Las gambas mantis pueden detectar que luz está polarizada de la que no lo está, detectando así individuos “transparentes”.

pez.jpg
Reordenación de la luz en un solo plano por parte de la piel de los peces.

Además, no solo son capaces de detectar la luz polarizada, sino que pueden producir su propio tipo de luz polarizada y usarla para comunicarse. Estos crustáceos son muy territoriales y luchan pro proteger sus dominios, pero está especie en concreto es capaz de evitar estas confrontaciones por territorio. Pueden detectar si un territorio ya ha sido reclamado por otra mantis por como la luz se refleja en su cuerpo. En unas extremidades, tienen una superficie que hacen que la luz se desplace de manera circular por el espacio, como una hélice. Solo los ojos de otra mantis son capaces de detectar esta luz, con lo que es una forma segura de comunicación entre ellas.

mantis-shrimp-polarized-light-vision-cancer.jpg
Reordenación de la luz por parte de las superficies con forma de “aleta” de la mantis.

Inspiradas en la visión de esta especie, se han generado unas cámaras de luz polarizada que se están utilizando en estudios científicos para diagnosticar lesiones y enfermedades. Debido a las diferencias estructurales, los tejidos sanos y los enfermos reaccionan diferente a la luz polarizada. Este avance permite hacer el cáncer “visible” y detectar la enfermedad mucho antes.

 

Hasta aquí el post de hoy, sigue atento al blog. ¡¡No te pierdas la siguiente entrega de #Supercazadores!!

 

3 comentarios en “#Supercazadores: Libélulas y otros invertebrados (parte 1)

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s