La vaquita marina, el mamífero marino más excepcional, a punto de extinguirse

Este pequeño cetáceo no fue descubierto por la comunidad científica hasta 1958, cuando se encontraron tres cráneos en una playa. Hoy, 60 años después de su descubrimiento, sólo quedan 12 vaquitas en el mundo, y están al borde de desaparecer.

¿Vaquitas marinas? ¿Qué son? Estos animales eran desconocidos para mí hasta hace unas semanas. Así que decidí investigar un poco más sobre los motivos que los estaban llevando a la extinción, y descubrí que, para conocer la respuesta, debía buscar al otro lado del planeta. ¿Me acompañas?

Caracteristicas_vaquita_marina
Características de la vaquita marina (Fuente: MarineBio/AFP)

¿Qué son las vaquitas marinas?

La Vaquita marina es una marsopa de la familia de los cetáceos, igual que los delfines y las ballenas. Una característica que le distingue de los delfines son sus dientes, que son aplanados, y la apariencia sobresaliente de los labios. Además, es uno de los cetáceos más pequeños del mundo: los adultos miden unos 150 cm y solo pesan unos 50 kg.

Habitan en una zona muy concreta del planeta: el Mar de Cortez, en el Golfo de California (México). Son las únicas marsopas que se encuentran en aguas cálidas, y viven en aguas poco profundas, cerca de la costa. A pesar de esto, suelen ser muy difíciles de ver, porque no se aproximan a las embarcaciones y salen a respirar a la superficie por un tiempo muy corto. De hecho, no fue hasta 1985 cuando se vieron los primeros avistamientos de este mamífero.

¿Por qué las vaquitas están en peligro de extinción?

Para entenderlo, deberemos hablar de otra especie: la Totoaba. Pero, vamos por partes.

vaquita marinaLa única amenaza conocida de las vaquitas es que se queden atrapadas de forma accidental en las redes de enmalles utilizadas para las operaciones de pesca ilegal en el Golfo de California.

¿Qué son las redes de enmalle?

Es un método de pesca que consiste en un muro de red de pescar, hecho típicamente de nylon, que se sitúa en el agua. Cuando un pez se aproxima a la malla, e introduce la cabeza, queda atrapado por sus branquias al intentar retirarse. El problema con este método es que, no solo atrapa los peces que se desean pescar, sino también aves marinas, delfines, tortugas, focas y vaquitas. Debido a las capturas accidentales, este método de pesca representa un problema de conservación mundial; por ejemplo, se estima que cada año mueren en todo el mundo unas 400.000 aves marinas por culpa de las redes de enmalle.

graficored-e1521669246961.jpg
Redes de enmalles (derecha). La población de vaquitas ha disminuido drásticamente en los últimos años (izquierda) (Fuente: Michigan Sea Grant/BBC/Mongabay).

¿Qué se pesca con las redes de enmalle?

En el Golfo de California, se utilizan para pescar a la totoaba, que es un pez de la familia de las corvinas de gran tamaño – puede alcanzar los 2 metros de longitud y pesar unos 100kg. Como la vaquita, este pez es endémico del norte del Golfo de California y, además, también está en peligro de extinción. Aunque era un pez abundante, su población fue disminuyendo desde los años 40, debido a la sobrepesca y a la degradación del delta del río Colorado – donde este pez migra cada año para reproducirse. Por eso, en 1975 el gobierno de México prohibió su pesca.

Pero… si la pesca de totoabas es ilegal, ¿Por qué se siguen pescando?

En 2016, el gobierno de México decidió prohibir el uso de la mayoría de las redes de pesca para proteger a la vaquita. Así pues, una comunidad entera de pescadores se quedó sin trabajo. El gobierno ofreció una compensación de 500€ mensuales para no salir al mar, que algunos consideraron insuficiente. A pesar de las prohibiciones, muchos pescadores continuaron pescando la totoaba. Un kilo de vejiga de totoaba en México puede venderse hasta por 8.000 dólares, que luego será revendida en el mercado negro por unos 20.000 dólares. Por muchos, se le considera la “cocaína acuática”.

totoaba-e1521669670558.jpg
La vejiga natatoria es el órgano de flotación de muchos peces óseos. En la foto, vejigas secadas en un mercado en China (Fuente: Anthony Wallace/AFP/Getty Images/Memuco).

Y, os preguntaréis, ¿qué tiene de especial la totoaba para que sea tan cara? En este caso, la explicación se encuentra en China. Igual que la aleta de tiburón, la totoaba es una exquisitez muy codiciada entre la élite de China. En concreto, se comercia con la vejiga natatoria (el buche), que se considera símbolo riqueza y opulencia, y se cree que tiene propiedades afrodisíacas y medicinales. Así pues, a pesar de que la totaba sea una especie protegida y su pesca esté prohibida, la gran demanda hace que se siga explotando, lo que representa una amenaza tanto para la vaquita como para la totoaba.

¿Cómo salvar a la vaquita marina?

En 2017, con la noticia de que quedaban menos de 30 ejemplares de vaquitas, se creó un Plan de Emergencia para su Conservación, Protección y Recuperación que contemplaba des de la cría en cautiverio hasta la obtención de material genético para su crioconservación. Entre otras, el plan consistía en capturar a vaquitas para trasladarlas posteriormente a una zona libre de redes de enmalle. Sin embargo, ese plan dependía de la conducta natural de la marsopa: hasta el momento, sólo había sido posible observarlas a la distancia. Y la operación no tuvo éxito: a pesar de que se consiguieron capturar a dos hembras, una tuvo que ser liberada, y la otra murió.

vaquita-marina-rescatada.jpg
Una de las vaquitas marinas capturadas (Fuente: Vaquita CPR).

Investigaciones recientes en el 2018 señalan que no quedan más de 12 vaquitas. Algunos se preguntarán si no es ya demasiado tarde. Parece que no todos han perdido la esperanza: el Programa de Recuperación sigue trabajando con la parte genética, así como la monitorización acústica. Además, diversas organizaciones medioambientales de México y Estados Unidos trabajan conjuntamente para el retiro de las redes de enmalle ilegales. Entre ellos, la Organización Sea Sheperd se encarga de patrullar el Golfo de California con dos embarcaciones para salvar la casi extinguida vaquita. Si quieres colaborar en la llamada Operación Milagro IV, en su página web aceptan donaciones.

Esta triste historia de la vaquita reabre del debate sobre los objetivos que tiene la conservación, y las medidas que se toman para lograrlos. Es el momento para que la conservación deje de centrarse únicamente en la biología, y que considere todos los elementos que juegan un rol en un ecosistema: las comunidades locales de pescadores, y la necesidad de ofrecer alternativas para la economía local; la élite de China, y su demanda de “exquisiteces” que pone en peligro de extinción a muchas especies; y las mafias que se enriquecen gracias al mercado negro mundial.

Para más información…

https://www.vaquitacpr.org/

https://seashepherd.org/campaigns/milagro/

https://news.mongabay.com/2018/03/only-12-vaquita-porpoises-remain-watchdog-groups-report/

http://cnnespanol.cnn.com/2017/12/07/vaquita-marina-extincion-trafico-negocio-totoaba/#0

https://www.theguardian.com/environment/2017/may/16/chinese-appetite-totoaba-fish-bladder-threatens-rare-vaquita

 

 

Anuncios

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s