¿Por qué llueve menos? ¿Ha variado el régimen pluviométrico?

Durante esta época todos los años oímos frases como: “hace mucho calor para el mes en el que estamos” y “hace meses que no llueve”. Esto tal vez pueda ser debido a que no nos acordamos del calor y el régimen de lluvias del año anterior. Pero no, el calor y la falta de lluvias no se deben a lapsus de memoria.

condensacion
Cristal con vapor de agua condensado

¿Cómo se forma la lluvia?

La lluvia es vapor de agua que se condensa en la atmósfera y cae al suelo en forma líquida. La condensación se produce cuando el aire se satura de vapor de agua; y ésta depende de la temperatura. Por tanto, a mayor temperatura, se necesitará más concentración de vapor de agua en el aire para la condensación que a menor temperatura. En base a ello, cuando nos duchamos en verano no se empaña el cristal mientras que cuando lo hacemos en invierno y sin calefacción sí que ocurre.

En consecuencia, en la Península Ibérica, en verano que el aire tiene una mayor concentración de vapor de agua debido a la mayor evapotranspiración*, no llueve debido a las altas temperaturas del aire que impiden la condensación del vapor de agua. En períodos calurosos, fundamentalmente llueve cuando se produce una invasión de aire polar arrastrado por el Jet Stream o corriente en chorro. El aire frío produce la condensación brusca y genera lluvias torrenciales.

En la época que estamos, el invierno, la concentración de vapor de agua que hay en el aire es significativamente menor debido a la menor evapotranspiración. Esta disminución se debe al enfriamiento del suelo y a la pérdida de las hojas de los arboles caducifolios. Pero aún hay un reservorio del calor del verano; éste se encuentra en el océano Atlántico, el cual va aportando vapor de agua al aire. En estas condiciones, la lluvia en inverno viene determinada otra vez por el Jet Stream, pero en este caso, el que está situado en latitudes subtropicales. Éste, arrastra aire tropical con vapor de agua del sudoeste al noreste.  La entrada de este aire húmedo y caliente sobre la Península fría produce la condensación del vapor y posteriormente la precipitación.

jet stream
Sección del Jet Stream polar y subtropical.

¿Qué son los Jet Stream?

Como ya hemos visto, el protagonista por excelencia de la circulación general atmosférica son los Jet Stream.  Éstos son unos vientos fuertes y persistentes generados por el contraste entre el aire polar frío y el aire tropical cálido, el llamado gradiente térmico. Pueden alcanzar más de 300 km por hora, y discurren entre las células de Hadley, Ferrel y Polar a la altura de la tropopausa, donde hay fuertes gradientes horizontales de temperatura. En ambos hemisferios hay dos Jet Stream, el polar y el subtropical. Se sitúa a una altura de entre 7 y 12 km el polar, y entre 10 y 16 km el subtropical siendo éste último mucho más débil. Ambos tienen una anchura que varía entre los 400 y 800 kilómetros y su dirección siempre es de oeste a este.

Éste fenómeno es producido por dos factores: uno es la rotación del planeta sobre su eje y el otro la radiación solar que llega a la Tierra produciendo un calentamiento atmosférico desigual.

Como dato curioso, gracias a la dirección del Jet Stream, de oeste a este, un vuelo de Barcelona a Nueva York dura más que de Nueva York a Barcelona. Esto es debido a que los aviones usan los Jet Stream como propulsión para ahorrar combustible. Esta corriente también es la responsable de las turbulencias que tienen lugar en los viajes aéreos.

jet stream1
Mapa de diferentes flujos de viento en todo el mundo

El recorrido del Jet Stream normalmente es continuo a lo largo de grandes distancias, pero es común que aparezcan discontinuidades en su recorrido debido a las diferencias de gradiente térmico entre el aire ártico y el tropical. Los meandros de estos flujos de aire crean los patrones del tiempo, incluyendo los sistemas de bajas y altas presiones, irrupciones frías hacia el sur o calientes hacia los Polos fuera de temporada. Cuando esta corriente se ondula, la velocidad en esas partes se ralentiza propiciando sistemas meteorológicos más extremos como prolongados períodos de calor o precipitación.

Por tanto, como Mann et al. 2017 afirma, “Cambios relativamente pequeños en el Jet Stream pueden tener un gran efecto sobre el tiempo y el tiempo extremo”. Con esta afirmación y con la base de que el Jet Stream depende básicamente del gradiente térmico, sería de gran transcendencia un estudio que conectase los períodos con más afluencia de meandros con el calentamiento global.

¡Gracias a la ciencia, este estudio se publicó el año pasado! Mann y su laboratorio, utilizaron registros des de 1870 de temperaturas superficiales combinados con programas de modelización para buscar patrones. Los resultados de esta comparación afirmaron que desde el inicio de la revolución industrial, estas fuertes ondulaciones y el consiguiente estancamiento del Jet Stream han aumentado un 70%. Significativamente, el mayor aumento ha tenido lugar las últimas cuatro décadas.

ondulaciones
Mapa de ondulaciones del Jet Stream. En la tercera y cuarta imagen se observa la invasión de vientos cálidos en latitudes debajo de la región polar e invasiones de vientos fríos en latitudes inferiores. Estas bolsas tanto de aire caliente como frío posteriormente afectarán el clima de la región causando extremos en la temperatura local.

¿A qué se debe el aumento?

Este aumento podría suceder de forma natural, pero el aumento de estas situaciones está perfectamente correlacionado con el aumento de las temperaturas globales. Además, Coumou, un coautor de este estudio, afirmó que las ondulaciones más frecuentes y persistentes son un fenómeno relativamente reciente.

En resumen, los meandros actuales son intensos, y la posición media del chorro se ha desplazado hacia el norte.  Eso implica que los veranos en nuestras latitudes (son cada vez más secos, es decir, que las temporadas sin lluvias se alargan poco a poco con el paso de los años, mientras que aumentan las invasiones repentinas de aire frío en altura en verano, que causan tormentas intensas y tornados.

En conclusión, sabemos la razón por la que llueve en la Península Ibérica como también que con los años ésta se irá secando. Además, como ya se ha comentado anteriormente, la lluvia está generada por los gramos de vapor de agua disueltos en éste y parte de éstos se debe a la evapotranspiración de los bosques. Los gramos de vapor que aportan estas comunidades vegetales, son fundamentales para saturar en ambientes cálidos las masas de aire con vapor de agua que ascienden las laderas de las montañas. Sin árboles, estas masas no reciben la suficiente concentración de vapor de agua para saturarse y regresan al mar sin descargar la lluvia. En este punto, la acción humana vuelve a tener gran parte de la responsabilidad debido a la indiscriminada destrucción de bosques, ya sea por intereses económicos, incendios,…

Por tanto, en la cuestión planteada en el título, la respuesta es sí, y entre sus causas, el factor humano vuelve a estar presente de forma irrevocable.

 

 

 

Referencias

Mann, M. E., Rahmstorf, S., Kornhuber, K., Steinman, B. A., Miller, S. K., & Coumou, D. (2017). Influence of Anthropogenic Climate Change on Planetary Wave Resonance and Extreme Weather EventsScientific Reports7, [45242]. DOI: 10.1038/srep45242

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s