La robin-hood de la ciencia

El artículo de hoy me parece relevante por varios aspectos. Para empezar, tocaré un tema bastante interesante y es el negocio que hay detrás de la ciencia (concretamente de las editoriales que publican los artículos científicos). Por otra parte, resaltaré la figura de una científica que, a mi punto de vista, ha hecho mucho por la difusión del conocimiento.

¿Queréis saber cómo se enlazan estos dos temas? Pues seguid leyendo.

Para que entendáis bien el proceso, dejad que os resuma el funcionamiento de la producción científica. Normalmente tengo un proyecto con unos objetivos concretos, realizo la investigación y hago una o más publicaciones de los resultados. Cuantas más publicaciones tenga como investigador y cuando mayor sea la calidad de estas, es más probable que acepten algunos de los proyectos que solicito, ya que es eso lo que me avala como científico.

De esta forma, los papers se convierten en mi aval laboral, son lo que muestra lo que puedo hacer y la forma en que trabajo. Además, cuando más personas te lean es probable que más personas te cien, de forma que tu articulo tendrá más impacto en el mundo científico. De hecho publiqué hace unos meses una reseña de Mendeley, un gestor de artículos 

girl-1064659_1920.jpg
Aunque la idea detrás de un científico suela estar relacionada con laboratorios y experimentos, una gran parte del tiempo suele estar dedicada a leer artículos

Pero… aquí hay un problema, y serio. Para realizar dicha investigación necesito leer una gran cantidad de artículos. Y para obtenerlos, debo estar subscrito a las revistas científicas.

Os aseguro que esas suscripciones no son precisamente baratas. Un artículo puede costarme perfectamente 30 € (es un precio más o menos estándar). Imaginad que tengo que leer decenas o incluso centenares para mi proyecto, ya sea un proyecto de doctorado, postdoctorado o incluso, una tesina de un máster. El gasto dedicado a leer artículos que otros investigadores han escrito es absurdamente grande.

Por suerte las universidades y centros de investigación tienen convenios y suscripciones a las principales revistas, por lo que puede que no me tenga que preocupar demasiado. O puede que necesite una gran inversión para esto. 

Pero… la cosa no termina aquí. Si yo quiero publicar mi artículo tendré que pagar una cuantiosa suma a las revistas editoriales, llegando incluso a pagar por cada página. Es decir, tengo que pagar

  • Para investigar (material, mano de obra, etc)
  • Para publicar mi artículo
  • Para leer otros artículos

Así lo veo yo: el estado (recordemos que en Europa la mayoría de investigaciones científicas son financiadas públicamente) invierte un dinero en una investigación y… tiene que volver a pagarlo para que otra entidad/universidad/grupo científico pueda consultar dicha investigación cuando se ha publicado.

 

El dinero se paga más de una vez ya que el conocimiento no es libre, está controlado por las editoriales. Estas editoriales son las que se enriquecen.

No veo mal del todo esto, pero recordemos que el objetivo de la ciencia es producir conocimiento para mejorar la sociedad. Y de esta forma esta producción se ve limitada por los costes que las editoriales imponen. Pueden ser más o menos justificables, pero el resultado es muchas veces la limitación de la ciencia en parte de su potencial.

mathematics-757566_960_720
Quizás deberíamos reconsiderar el objetivo final de la ciencia

Y todo este texto ha servido para introduciros el tema del que os quería hablar hoy, y es de Sci-hub. Se trata de un repositorio de artículos en los que no es necesario ninguna sucripción y donde se puede acceder a una gran cantidad de artículos que de otra forma, habría que pagar.

Lo creó Elbakyan, una chica que tuvo que lidiar con los problemas que os comentado y que no contaba con recursos suficientes para su investigación, de forma que decidió poner en “jaque” al sistema. 

archer-146355_960_720Dar mi oipinión en este tema es complejo y creo que cada uno debería formarse la suya propia. Sé que lo que hace es ilegal actualmente ya que ha eliminado los derechos de autor que estaban en mano de las editoriales científicas, pero creo que Sci-hub ha ayudado y ayudará a mucha gente. 

Puede que no sea el mejor camino para cambiar las cosas, pero a mí desde luego me fue muy importante en algunas ocasiones, por ejemplo mientras desarrollaba mi trabajo de máster. Quizás por eso apodan a Elbakyan la Robin-Hood de la ciencia.

Si queréis profundizar más sobre la producción científica y hasta que punto la misma ciencia está “corrompida” podéis ver la entrevista que realizé a Divulgador Hervívoro y en la que se habló del tema. Cómo siempre, os animo a que déis vuestra opinión (siempre constructiva) o contéis alguna experiencia al respecto.

Anuncios

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s