La tortuga Luna

A raíz de la noticia que ha estado en los medios recientemente sobre la Tortuga que se tragó 915 monedas y ha tenido que ser intervenida (ver noticia aquí), me he acordado del post que hice en septiembre sobre las tortugas del CRAM y me he preguntado “qué sería de ellas” 6 meses después de su liberación.

Así que retomo el hilo de ese post para explicaros la historia de Luna, o “tortuga luchadora” como ya la bauticé en su día.

Dejadme que comparta un minivideo-reportaje que hizo La Vanguadia de la Liberación de Luna en su día. ¿Podéis sentir la emoción?

Pues resulta que hace más de 10 años, en 2005, Luna sufrió un accidente y quedo atrapada en una red a la deriva en la costa de Tarragona. La encontró un pescador de la zona y después de desenredarla de la red llamó al 112 para dar el aviso. El CRAM se haría cargo de ella desde entonces y especialmente durante su rehabilitación, y fueron a buscarla de inmediato: Luna pesaba entonces 46kg.

Su aleta anterior derecha había quedado muy dañada dado que la red había cortado la circulación sanguínea en la extremidad durante demasiado tiempo, así que los veterinarios del CRAM tomaron la difícil decisión de amputársela de urgencia dado que la vida del reptil corría peligro.
Durante la larga recuperación, Luna fue siempre residente del CRAM, dónde se recuperó y creció hasta alcanzar los 90kg. En septiembre de 2016, los veterinarios evaluaron su estado y determinaron que podría adaptarse a la vida en el medio natural, así que a pesar de su invalidez, Luna fue liberada en la playa del Prat – no sin, como habréis visto en el video, un discurso emotivo por parte del personal del centro.

Luna; sin su aleta anterior derecha. Fuente: CRAM

No sé si recordaréis que os conté que muchas tortugas rehabilitadas llevaban pegado al caparazón un geolocalizador para poder seguir sus trayectorias con precisión. La idea es poder conocer mejor las rutas migratorias y los hábitos de estos animales para mejorar la gestión de los recursos naturales.

Cada vez que Luna sube a la superficie a respirar, su ubicación queda registrada por el satélite Argos, el cual vuelca seguidamente la información a la red. De este modo, la tortuga transmite a diario su ubicación y es a través de la página web del centro donde puede observarse la estela virtual que dibuja en el mapa.

Pues 6 meses después de su liberación,  como veis en la imagen inferior, Luna nada libremente en el Océano Atlántico. Fue bordeando la larga costa mediterránea hacia el sur, desde el Baix Llobregat hasta Andalucía. A los 20 días de su nueva vida Luna pasaba frente la ciudad de Valencia y a mediados de octubre, nadaba a la altura de Cartagena. A finales de año, Luna decidió cruzar el estrecho de Gibraltar para poner rumbo al océano Atlántico.

Recorrido de Luna (6 meses)
Recorrido de Luna (6 meses). Fuente: CRAM

Las tortugas cuentan con unos instintos muy fuertes que les permiten sobrevivir ante las adversidades. Cualquier otro animal, tras permanecer diez años en cautividad, quizás no sobreviviría en el mar porque no contaría con la habilidad de pescar, necesaria para alimentarse”, comenta uno de los miembros del CRAM, Oriol Fuentes.

Con el recorrido de la tortuga en la mano, podemos ver que su recuperación y todo el esfuerzo del los trabajadores y voluntarios del CRAM ha sido un éxito; la trayectoria realizada por Luna desde su liberación es la propia de un animal normal.

El momento de la liberación de Luna. Fuente propia

Es normal que Luna esté nadando por aguas del océano, ya que pertenece a una de les especies marinas más cosmopolita, distribuyéndose en las regiones cálidas y templadas de todos los mares”, explica Teresa Lorenzo, veterinaria del CRAM. Y es que las tortugas son grandes animales migratorios, en especial durante su etapa juvenil, pudiendo recorrer miles de kilómetros de distancia. “Luna es un ejemplar subadulto capacitado para vencer corrientes del estrecho de Gibraltar e iniciar su viaje más allá, estamos muy contentos de ver su magnífica adaptación”, añade.

Los peligros para las tortugas

Luna fue víctima de una red, pero a diario otras tortugas fallecen por motivos diversos como impactos con embarcaciones, mutilaciones por hélices o la intoxicación con productos y plásticos que se encuentran en la superficie. Otra causa que provoca graves consecuencias en estos reptiles es el síndrome de la descompresión, que al igual que en los humanos, provoca daños en los pulmones. Esta situación suele producirse cuando las barcas de pesca las capturan accidentalmente con sus redes de arrastre y las tortugas mueren asfixiadas. La colaboración con el sector pesquero es fundamental en estos casos.

Tortuga en red
Tortuga atrapda en red. Fuente Francis Pérez/World Press Photo

Así que aquí lo dejo. Si puedo dentro de 6 meses más haré una mini-entrada para compartir con vosotros queridos lectores la evolución y la trayectoria de Luna. ¡Es un ejemplo de superación enorme en el reino animal!

Anuncios

Un comentario en “La tortuga Luna

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s