Doñana en peligro

El Parque Nacional de Doñana se extiende junto a la desembocadura del gran río Guadalquivir, en el Océano Atlántico. Actualmente es uno de los humedales más conocidos de España y de Europa y es un lugar estratégico para las aves migradoras. No obstante, debido a la mala gestión, a partir de 2017, la UNESCO podría considerar el Parque Nacional de Doñana como Patrimonio Universal en Peligro.

El complejo de Doñana incluye un mosaico de diferentes ecosistemas entre los que se incluyen lagunas, marismas, bosques, matorrales y sistemas dunares. Comprende unas 100.000 hectáreas entre el Parque Nacional (unas 50.000 ha) y el Parque Natural de Doñana (de unas 50.000 ha). Además se incluyen cuatro espacios de la Red Natura 2000. Además, se encuentra protegido por diversos acuerdos de conservación internacionales, como la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO, la Convención Ramsar sobre la conservación de los humadeles, y la Directivas de la Comisión Europea en materia de aves y hábitats.

cronograma
Cronograma sobre los principales eventos que han ocurrido en el Parque de Doñana. Fuente: Elabaroción propia

El enclave de Doñana es un lugar estratégico para la biodiversidad, ya que alberga a más de seis millones de aves migradoras y a medio millón de aves invernantes cada año. Su situación geográfica constituye un enclavo estratégico en las rutas entre África y Europa. Además, es una de las principales zonas de reproducción del área mediterránea.

Pero no únicamente se pueden observar aves tan singulares como la cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostis), la cual está catalogada en estado vulnerable según la IUCN. Doñana contiene más de 4.000 especies, entre las que se incluyen varias especies de animales raros y emblemáticos como el águila imperial o el lince ibérico, considerada la especie de felino más amenazada del mundo.

Resultado de imagen de lince iberico bebe
Fotografia de una hembra de lince ibérico junto a sus crías. Fuente: http://www.sierradebaeza.com

Amenazas del humedal

A pesar de que se encuentra protegido por numerosos acuerdos internacionales; la gestión actual incumple con el objetivo de proteger este entorno tan singular. En particular, la principal presión viene por la reducción de los aportes de agua debido a actividades humanas.  Los aportes actuales, que se han visto reducidos a un 20% de su nivel natural, son consecuencia de las repetidas modificaciones en los ríos Guadiamar y Guadalquivir, y de la agricultura intensiva de regadío presente.

La agricultura intensiva ilegal ha incrementado la presión sobre la cantidad y la calidad del agua disponible. Cerca de la mitad de los campos de cultivo intensivo extrae el agua sin los permisos o licencias necesarias, y el 30% de los cultivos se encuentra en tierras ilegales. Además, la agricultura utiliza gran cantidad de plaguicidas y fertilizantes que contaminan el agua superficial y el acuífero.

Debido a esto, los aportes de agua en Doñana son de baja calidad, causando grandes daños en el ecosistema. Más del 80% de la superficie original de los humedales ha desaparecido desde principios del siglo XX. Las marismas temporales se han secado, y algunas lagunas que eran permanentes cada vez dependen más de los aportes de lluvia. De hecho muchas especies de plantas y anfibios necesitan de estos hábitats, especialmente durante la estación seca.

Resultado de imagen de Doñana agricultura
El cultivo ilegal, especialmente de fresas, es uno de los principales causantes de la falta de agua en el entorno de Doñana.

Por si no fuera suficientemente grave la situación actual, existe una serie de propuestas que amenazan aun más este enclave. Por un lado existe una propuesta para llevar a cabo más dragados en el río Guadalquivir. A pesar de que existe un informe científico que en 2010 indicó los impactos negativos, el Gobierno español aún no ha cancelado el proyecto.

Además, se ha reabierto la mina de Aznalcóllar, la cual fue responsable de uno de los mayores desastres medioambientales en España. Hace unos veinte años, una balsa de residuos tóxicos de extracción situada aguas arriba del humedal de Doñana reventó. Como consecuencia, se liberaron más de cinco millones de metros cúbicos de lodos tóxicos que llegaron hasta los límites del parque. Después del derrame aparecieron ¡cerca de 30 toneladas de peces muertos! Además de la serie amenaza que podría ocasionar otro desastre similar, se añade una mayor extracción de agua.

Mina de aznalcollar
Vista aérea de la rotura del muro de contención de la mina de Aznalcóllar. Fuente: EFE

Finalmente, hay varias propuestas de proyectos de extracción y almacenamiento de gas dentro de las áreas protegidas de Doñana. La extracción de gas puede tener un efecto negativo sobre el medio ambiente, ya sea debido a la contaminación las aguas subterráneas, a explosiones en caso de fugas o bien provocar temblores de tierra.

Es por ello, que desde varias organizaciones ecologistas, se ha llevado a cabo una recogida de firmas para concienciar y presionar al gobierno para que proteja este enclave único. Si estás interesado, puedes participar aquí.

Para más información, no dudéis en consultar este informe realizado por la organización WWF sobre las amenazas de Doñana.

Glosario

Dragado: Operación de limpieza de rocas y sedimentos en cursos de agua o accesos a puertos para aumentar la profundidad de un canal navegable o con el fin de aumentar la capacidad de transporte de agua, evitando así las inundaciones aguas abajo.

Anuncios

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s