Tortugas bobas (Caretta caretta)

Es sabido que el mar es el hábitat de muchas especies, y que los humanos con nuestra conducta afectamos de varias maneras el entorno y consecuentemente somos responsables de la disminución de la biodiversidad.

Es por eso que sentimos que tenemos la responsabilidad moral de intentar reparar el daño que causamos y existen una larga lista de entidades y fundaciones que se dedican a ello.

Hoy quiero compartir con vosotros la importante tarea que realiza el CRAM (Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos), puesto que el pasado domingo 18 de Septiembre tuve la oportunidad de asistir a uno de los actos más emblemáticos del año.

Voluntarios de CRAM
Voluntarios de CRAM en el inicio del Torna a Casa. Fuente propia.

El objetivo de CRAM es rescatar a las tortugas que aparecen en el litoral catalán para recuperarlos y reintroducirlos en su hábitat con la mayor brevedad posible. Lamentablemente, además de los pacientes que están en recuperación, en el Centro hay varios ejemplares de tortuga marina que debido sus lesiones no podrán ser reintroducidas en el mar, al considerarse que no sobrevivirían en el medio salvaje. De este modo, las tortugas pasan a ser residentes en el Centro de Rescate y requieren de una atención específica a diario; alimentación, limpieza y seguimiento médico. Estas tortugas reciben las visitas de los escolares entre semana y de particulares y familias los fines de semana.

Todas las tortugas reciben toda la atención y cuidados que necesitan gracias al gran equipo de voluntarios que les dedican parte de su tiempo libre y también a las personas que deciden apadrinarlas desinteresadamente.

Yo os hablaré de una pequeña parte de las actividades del CRAM, el programa “Torna a casa”. Es un programa muy agradecido porque no sólo significa el éxito de la recuperación de muchas tortugas, sino que hace protagonistas a todos los que asisten, especialmente a los niños.

A lo largo del año, gracias a la colaboración de pescadores, bañistas, agentes portuarios… llegan al CRAM decenas de tortugas marinas (Caretta caretta), también llamadas tortugas bobas. La mayoría quedan atrapadas en redes de pesca o bien llegan a puerto desorientadas, arrastradas por corrientes marinas.

Cuando las tortugas llegan al CRAM pasan una revisión veterinaria y se evalúa su estado de salud. Muchas veces tienen heridas provocadas por las hélices de embarcaciones en el caparazón, o bien tienen heridas en las extremidades causadas por las redes de pesca. Una de las enfermedades que más frecuentemente trata el CRAM cuando la tortuga lleva varios días atrapada es la enfermedad descompresiva: esta patología de los vertebrados marinos es generada por el estrés que sufren en el interior de las redes en aumentar su actividad física para intentar escapar, alterando también su ritmo cardíaco. Entonces el metabolismo de la tortuga empieza a solubilizar el nitrógeno y éste se acumula en su organismo, llegando a ser mortal si no se trata en dos o tres días.

Dejadme presentar en primer lugar a las tortugas bobas (Caretta caretta):

También conocidas como tortuga caguama o cabezona, habita en gran parte del globo terráqueo y son quelonios de actividad diurna. Pasan la mayor parte del tiempo en hábitats marinos o estuarios, a excepción del momento de desovar, cuando las hembras regresan a las playas. Pueden vivir hasta 70 años y alcanzar los 200kg.

Distribucion Caretta caretta
Fuente: vistaalmar.es

Su piel puede tener tonalidades entre amarilla y marrón, y el caparazón es típicamente más rojizo. Para diferenciar a los machos de las hembras debe hacerse en edad adulta (durante la etapa juvenil no hay dimorfismo sexual*) y una de las maneras más fáciles es fijarse en la cola; es más gruesa en los individuos macho. También tienen el plastrón*más corto, presumiblemente para acomodar la cola.

La tortuga boba es la tortuga con caparazón duro más grande del mundo, y aunque no pueden retractar su cabeza y sus patas, es una buena armadura externa.

Son omnívoras, se alimentan principalmente de algas y de los invertebrados que viven en el lecho marino. Tienen una mandíbula muy fuerte y poderosa, en forma de pico, que usan hábilmente para triturar sus presas.

Es considerada una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por eso es tan importante su conservación.

Tortuga boba bebé. Fuente wikipedia commons
Tortuga boba bebé. Fuente wikipedia commons

Las tortugas van reduciendo su vulnerabilidad a lo largo de su vida, mayormente debido al incremento de su tamaño. Cuando son pequeñas tienen muchos depredadores (no solo marinos, en Florida se descubrió que los mapaches se comían a las crías recién salidas del huevo), mientras que en su estadio adulto sólo forman parte de la dieta de los tiburones.

Las causas de mortalidad de las tortugas adultas están mayormente relacionadas con la actividad humana; accidentes con instrumentos de pesca, asfíxia por las redes de arrastre, la destrucción de las playas donde desovan, la introducción de especies depredadoras…

Pues bien, como ya hemos dicho en el CRAM se encargan entre otras cosas de rehabilitar aquellas tortugas que llegan con heridas y asegurarse que después sobrevivirán otra vez en su medio natural. Llegado este punto, se convoca un evento para liberar a las tortugas, el ya mencionado “Torna a casa”.

En esta ocasión, y coincidiendo con el 20º aniversario del acto, fueron 5 las liberadas. Os las presento (las siguientes imágenes las he extraído de la página web del CRAM):

Bowie
Bowie
Luna (con la extremidad amputada): 90kg
Luna (con la extremidad amputada): 90kg
Ona
Ona
Sami
Sami: 11kg
Donatello
Donatello: 15,8kg

Con la ayuda de los voluntarios se dispusieron unas vallas en la playa para delimitar la zona y se formó un semicírculo abierto hacia el mar.

Preparación para la liberación de las tortugas. Fuente propia
Preparación para la liberación de las tortugas. Fuente propia

Los niños (previamente inscritos y con su pulsera distintiva) se sentaron más próximos a las tortugas para tener una mayor visibilidad mientras los adultos avistábamos desde detrás. Empezaron presentando las tortugas con la ayuda de un megáfono, explicando la historia de cada una y sus características, y luego un voluntario las sacaba de la cubeta que las contenía (sólo unos minutos) y la dejaba en la arena. Silencio.

Tortuga Bowie. Fuente propia.
Voluntario sujetando a Bowie. Fuente propia.
Una voluntaria a punto de liberar a Ona. Fuente propia
Una voluntaria a punto de liberar a Ona. Fuente propia
Fuente propia
Luna, la tortuga luchadora. 90 kg. Fuente propia

1, 2, 3, 4 y 5. Todas mostraron una gran excitación al tocar la arena, arrastrándose rápidamente para llegar a la orilla. Sami hasta dudó en sumergirse, parecía no querer abandonar el Centro que le salvó la vida. Recordad que las tortugas macho sólo hacen este camino una vez en la vida, después de salir del huevo… y las hembras algunas veces más, pero tampoco es una cosa habitual para ellas… el camino a la libertad!

Regreso a casa!! Fuente propia
Regreso a casa!! Fuente propia
Un niño mira con curiosidad a la tortuga que acaba de ser liberada. Fuente propia.
Un niño mira con curiosidad a la tortuga que acaba de ser liberada. Fuente propia.

Los espectadores estábamos abrumados por la emoción, los niños boquiabiertos perdían la mirada siguiendo sus trayectorias hasta el mar. Las madres incluso narraban la historia, “ves, Marcos, ahora ya debe haber llegado a la boya amarilla”.

Nos explicaron también que algunas tortugas llevan un geolocalizador que permite saber su posición y mejorar las estrategias de conservación. En la página web del CRAM se pueden ver las trayectorias de varias tortugas liberadas con anterioridad (si queréis verlo podéis hacer click aquí). El geolocalizador se les engancha al caparazón sin producirles ningún daño y la antena va retransmitiendo su recorrido con precisión.

Fue una mañana entrañable, para pequeños y para mayores. La sensación de haber participado, aunque pasivamente, en el regreso de las tortugas a “su casa” es maravillosa. Debemos tomar consciencia y cuidar el medio ambiente, especialmente el mar, que alberga tantas especies tan distintas.

Glosario:

  • Plastrón: estructura aplanada que conforma la parte ventral del caparazón de las tortugas.
  • Dimorfismo sexual: se define como las variaciones en la fisonomía externa, como forma, coloración o tamaño, entre machos y hembras de una misma especie. Se presenta en la mayoría de las especies, en mayor o menor grado.
Anuncios

1 Comment

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s