Llega el verano… y con él, ¡los incendios!

Todos hemos visto en televisión las impactantes imágenes de los incendios forestales que queman nuestros bosques en verano. Esas llamas rojizas, de color intenso, que parece que puedan transmitir el calor a través de la pantalla. Pues bien, ahora que empieza el verano, y justo después de la Verbena de San Juan, dedicamos este post a hablar de INCENDIOS y de las recomendaciones que debemos tener en mente.

Incendio
Incendio Forestal. Fuente: Wikipedia

El fuego es un elemento natural que forma parte de los fenómenos que modelan el paisaje, especialmente del área mediterránea. Es por ello que muchas de sus especies vegetales cuentan en sus estrategias rebrotadoras y de germinación, con adaptaciones al fuego (cortezas más gruesas para soportar altas temperaturas, capacidad de producir abundantes bancos de semillas que germinan con las altas temperaturas…).

Sin embargo, después de la Revolución Industrial el fuego ha dejado de ser una perturbación natural para convertirse en una terrible amenaza. Según estudios realizados por Greenpeace, en España más de un 96% de los fuegos forestales son ocasionados por el ser humano.

La falta de prevención es un problema fundamental. Este factor, junto con el abandono rural y otras dificultades estructurales, ha generado un aumento de incendios forestales muy peligroso, no solo para la biodiversidad, sino también para la seguridad de la población. Además, la mayor frecuencia e intensidad de las olas de calor y el aumento de las temperaturas contribuye a una mayor frecuencia e intensidad de incendios forestales.

España, junto a otros países mediterráneos como Portugal, Grecia o Italia, es de los países de la Unión Europea más afectados por los incendios forestales. A pesar de este problema de primer orden, no se ha llegado a un acuerdo para crear una política forestal comunitaria.

Bien, pasemos a ver algunas recomendaciones basadas en el sentido común para tus salidas por la montaña:

  1. No utilices fuego. Ten en cuenta que las condiciones a veces son impredecibles y varían rápido (temperaturas, dirección del viento, humedad ambiental…).
    En el caso de estar en una zona habilitada para barbacoas (áreas rec

    butts_mountainFuente: https://ucanquit2.org/Environment

    reativas o similar), vigila siempre el fuego y nunca te vayas sin asegurarte de que el fuego está totalmente apagado. Puedes mojar las cenizas para estar más tranquilo.

  2. Evita fumar en la montaña, sé responsable y no dejes basura. Simplemente incorpora la nueva norma y “no fumes en la montaña”. Fumando crea
    s un riesgo innecesario. Igual que si dejas basura, que puede ser el origen de un fuego. Si ves otros residuos, aunque no sean tuyos, recógelos y recíclalos. Pon especial atención a latas, botellas, plásticos… Educa a los tuyos para que actúen del mismo modo.

 

Es importante que todo el mundo se sienta parte implicada en la vigilancia ambiental.
Si observas alguna actividad sospechosa de provocar un incendio forestal, avisa al 112 y anota todos los datos que puedas acerca de dicha actividad (número de personas, hacia dónde se dirigen, las matrículas de los vehículos,…). Puede ser de utilidad posteriormente.

  • Si te dedicas a la agricultura o ganadería y quieres hacer una quema controlada, recuerda que hay que pedir permiso a la administración local. Ellos te darán las medidas preventivas necesarias para hacer la quema de manera segura y estarán a tu disposición para cualquier duda que tengas. Nos sorprendería saber cuántas cosas saben los técnicos!
  • Si vives en una urbanización en el medio forestal, no está de más que hagas un plan de autoprotección asociado al Plan Local de Emergencias de tu municipio. Saber hacia dónde dirigirte y/o cómo proceder te puede ahorrar mucho tiempo y hasta salvar vidas en caso de un gran incendio.

Recordemos siempre que ante un incendio no hay que actuar haciéndose el héroe. Es importante avisar a las autoridades y una dotación de bomberos (o las que sean necesarias) se encargarán de controlar y extinguir el fuego. No está de más recordar tres pautas básicas de actuación para incendios forestales pequeños.

  1. Conserva la calma siempre. Evalúa la situación y decide si puedes colaborar en su extinción.
  2. Si es un foco inicial, trata de apagarlo usando un extintor o bien agua o tierra. Apunta siempre a la base de las llamas.
  3. No abandones la zona incendiada aunque el fuego haya desaparecido. A veces a pesar de no haber llamas visibles, el fuego puede reavivarse. Debes observar que no se reproduzca hasta que la situación sea controlada por un agente.

112Si el fuego está ya muy avanzado, limítate a avisar al 112 y abandona la zona para que puedan actuar a los profesionales de los servicios de extinción. No huyas de un incendio ladera arriba o a favor del viento (para saber eso, mira la dirección del humo). Las zonas “ya quemadas” son las más seguras si te ves atrapado, así como las zonas pavimentadas, los ríos, los campos (de vegetación de poca altura)…

Y bien, hasta aquí por ahora. Tengamos en cuenta las recomendaciones y crucemos los dedos para pasar un verano tranquilo en cuanto a fuegos…

Anuncios

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s