Zombies en el mundo animal

El post de hoy os hará sentir afortunados. Estaréis contentos con no formar parte de la “plato” de los siguientes parásitos, y sentiréis que las historias de “walking dead” o “resident evil” tampoco son terribles. Hoy hablaré de parásitos y animales zombies, animales que han modificado su conducta o que, cruelmente, han terminando muriendo para beneficio de sus parásitos. ¿Estáis seguros que queréis seguir leyendo? ¿Sí? Bueno, no voy a ser yo quien os frene… Pero avisados estáis

Fuente: http://www.zonealarm.com

Veremos a continuación tres ejemplos que me han parecido interesantes. Ahora bien, hay muchos más casos documentados de parásitos que han afectado a sus huéspedes, causando efectos que nos parecerían más propios de las anteriormente citadas, películas de miedo.

Parasitoides, ni depredadores ni parásitos

Las larvas de estas avispas terminan matando y devorando interiormente al portador. A diferencia de un depredador común, cada parasitoide usará sólo un huésped, y también a diferencia de un parásito común, el huésped o portador de parásito va a morir al final del ciclo larval. Eso las define como un punto medio entre depredador y parásito, son parasitoides (en imagen de la izquierda se puede ver a la avispa en acción,  extraída de: tous-au-potager.fr)

Hormigas zombie

Los hongos también juegan aquí. Es el caso de  Ophiocordyceps , parásito de las hormigas que viven en la bóveda de la selva tailandesa. Cuando son infectadas, actúan con normalidad hasta que llegado un punto, se dejan caer a la parte baja de la selva, mucho más húmeda y propicia para que el hongo prolifere. Entonces la amiga se aferra a una hoja, a la que muerde sin poder soltarse debido al efecto del hongo en sus fibras musculares. En ese ambiente, el hongo crece perfectamente desarrollando su cuerpo fructífero a partir del cuerpo de la hormiga

extraída de: alexanderwild.com/

El caracol ciego

El último ejemplo, para mi un clásico y uno de los más espectaculares, es el de los “caracoles zombie”. Se trata del parásito Leucochloridium, que afecta a estos moluscos. Durante el ciclo de este parásito, es necesario que una fase de su vida pase por el pájaro. Es decir, que el parásito realiza parte de su crecimiento en el caracol y parte de su ciclo vital en las aves ¿Que hacer entonces?

Fácil, los caracoles se vuelven ciegos y empiezan a desplazarse hasta lugares altos y abiertos, dónde fácilmente serán cazados por aves. De esta forma, vuelve a pasar como en el anterior caso de las hormigas, el huésped tiene que modificar totalmente su comportamiento a voluntad del parásito.  A continuación tenéis el vídeo de este post con un ejemplo bastante visual de  los efectos de Leucochloridium.  Está en inglés, pero si la lengua de Shakespeare no es vuestro fuerte, aquí tenéis otro enlace en castellano.

¿Cuál os parece el peor parásito a vosotros? Si te ha gustado el post, o crees que está bien que tus amigos estén al caso por si hay un plaga zombie, compártelo en tu red social

referéncias:

http://www.nationalgeographic.es

http://www.wikipedia.org

Anuncios

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s