Sapos que son de lo más común y otros que les da por correr

Querido urbanita ¿Sabías que existe más de una especie de sapo en la Península Ibérica? Si ahora te enteras de este asombroso dato y quedas patidifuso ante el no te vayas aun ¡puede que podamos hacer todo un naturalista de ti! Pero ….¿Sapos? ¿Porqué sapos? Yo preguntaría ¿Y porqué no dedicarles un humilde post? Teniendo en cuenta que son una constante en nuestras faunas, en nuestros ecosistemas como reguladores de invertebrados varios (inclusive algún que otro pequeñísimo vertebrado) y incluso en nuestra cultura popular (aunque casi siempre remitiéndose a ellos como animales desagradables al tacto y a la vista; opinión subjetiva no compartida por un servidor).

En estas líneas principalmente se destacan caracteres morfológicos de los sapos, pero no os puedo dejar ir a cotillear más abajo sin contar en primera instancia un par de curiosidades a resaltar sobre la anatomía interna de la Familia Bufonidae o de los bufonidos. Primero, como todos los miembros de esta familia carecen de dientes (ya no hace falta que sufráis por los terribles desmembramientos a los que creías que ibais a ser sometidos). Segundo, la presencia del órgano de Bidder en los machos, el cual consiste en un ovario atrofiado, no funcional por lo tanto, pero por castración experimental, este órgano femenino se desarrolla y el sapo resulta en hembra (el doble de posibilidades de ligar).

Yendo ya a por «chicha», en nuestra península dos géneros y dos especies de sapos o bufonidos: el sapo común, gripau comú en catalán (Bufo bufo) y el sapo corredor, gripau corredor en catalán (Epidalea calamita). El primero se distribuye por prácticamente toda la Europa continental, solo ausente en las áreas más septentrionales de Rusia y Noruega (así como en la mayor parte de las islas mediterráneas); habitando por termino general bosques húmedos caducifolios, pero siendo un animal muy generalista se le puede encontrar en hábitats de lo más diversos (desde el litoral hasta los 2600 metros). El sapo corredor se distribuye por la mayor parte de la península (faltando tan solo en algunas partes de los Pirineos y la Cordillera Cantábrica, donde sus poblaciones se consideran residuales y aisladas entre ellas), desde esta se extiende hasta Lituania, Bielorrusia y el NW de Ucrania, ausentándose en la península itálica y balcánica; E. calamita se asocia con hábitats mediterráneos, teniendo preferencia por emplazamientos abiertos, con poco recubrimiento vegetal y con el suelo poco compactado para poder excavar sus madrigueras.

Sabiendo ya de antemano por donde pululan estos simpáticos anfibios, habrá que saber ahora como distinguir las dos especies que podemos encontrarnos en uno de nuestros paseos campestres. El sapo común, a pesar de presentar una coloración o distribució de la misma variable (por ejemplo que toda esta sea uniforme), suele tener tonos marrones, con manchitas claras y oscuras o en disposición jaspeada (más usual en hembras); en el caso de del sapo corredor la coloración es más verdosa-amarillenta, presentando en las glándulas parotídeas y en algunas verrugas manchas entre rojas y cobrizas, estas coloraciones se pueden distribuir también en un patrón jaspeado, muchos ejemplares de Epidalea presentan una línea vertebral amarilla o blanca. Aunque en estos dos animales las coloraciones dorsales y de las extremidades son muy identificativas en muchos otros herpetos (reptiles y anfibios) estas valen para poco, así que si por las moscas se ofrecen unos cuantos criterios más: el color del iris, rojo-cobrizo en Bufo bufo (Figura .1.) y dorado-verdoso en E. calamita (Figura .2.) y la disposición de las glándulas parotídeas, en el sapo común estas se disponen oblicuamente y divergen en sus extremo posterior (Figura .3.), mientras que en en el corredor estás son paralelas (Figura .4.).

DSC_0074DSC_0037

Figura .1. y .3.: Apreciese en la primera imagen el color del iris y en la segunda la disposición de las glándulas parotídeas en Bufo bufo.

10155744_10154005520625332_2167818762723677167_n1926737_10154005516345332_8391154720936607791_n

Figura .2. y .4.: Apreciese en la primera imagen el color del iris y en la segunda la disposición de las glándulas parotídeas en Epidalea calamita.

Es interesante añadir a todo lo expuesto anteriormente que el periodo reproductor (en los machos se nota muchísimo: se les forman unas excrescencias corneas a lo largo de la cara interna de los tres primeros dedos de la mano y en el tubérculo carpal interno) es uno de los más idóneos donde apreciar a estos animales, en charcas de considerable profundidad y de carácter permanente para el sapo común (enero-marzo, en zonas de elevada altitud incluso hasta mayo) y menos profundas y más estacionales para el sapo corredor (febrero-mayo). Los amplexos (abrazos sexuales de los machos a las hembras) (Figura .5.) suelen ser múltiples (en ocasiones los muy “brutos” han llegado a ahogar a la hembra por la cantidad sobredimensionada de pretendientes), no es raro ver inclusive a algún macho enganchado a un anfibio que no es de su especie, a algún objeto flotante o a la bota de algún incauto que no sabia en que berenjenal se estaba metiendo. Las hembras ponen sus huevos en largos cordones, hasta 10.000 huevos en el caso de Bufo bufo y 4.000 en el de Epidalea calamita, esta claro que son especies que confían mucho en el gran numero de potenciales descendientes para su supervivencia más que en el cuidado parental de la misma.

DSC_0055

Figura .5.: Amplexus lumbar entre dos ejemplares de Bufo bufo. Notese el gran tamaño de la hembra en contraposición con el del macho. El sapo común es el anfibio anuro más grande de Europa.

Con todo esto y un bizcocho, simplemente decir que cualquier curiosidad, duda, dato a aportar de estos animales, aquí nos tenéis ¡Hasta la próxima!

PD: ¿Sabias que en las Islas Baleares existe otra especie de sapo? El Bufotes balearicus, conocido vulgarmente como sapo verde balear o por los nativos como Calapet. Pero eso es otra historia …

Referencias:

  • MAYOL-SERRA.2003. Rèptis i amfibis de les Balears.
  • RIVERA, ESCORIZA, MALUQUER-MARGALEF, ARRIBAS, CARRANZA.2011. Amfibis i rèptils de Catalunya, País València i Balears.
Anuncios

2 Comments

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s