Seis meses en el aire y el dormir de los delfines

Durante años algunos ornitólogos han mantenido la idea de que los vencejos  pueden aguantar grandes intervalos de tiempo en el aire, llegando a pasar varios días sin tocar el suelo.  ¿Cómo se consigue eso? Evidentemente, la morfología y capacidades del ave deben estar adaptadas a mantener un vuelo económico energéticamente. Sin duda un vuelo eficiente.  Pero no es solo eso, estas aves pueden comer, copular e incluso dormitar en el vuelo. Todo esto quedó confirmado el año pasado, cuando se publicó un estudio donde se demostró que un individuo de Apus melba (figura 1) podía estar doscientos días volando sin tocar tierra. Resumiendo, más de seis meses en el  aire. Increíble cuanto menos.

Figura 1; ejemplar de Tachymarptis melba (vencejo real)
Imagen extraída de: http://www.pbase.com

Vamos a conocer un poco más a nuestro protagonista. Apus melba forma parte de la familia Apododidae . Aves parecidas a las golondrinas pero en este caso, dicha similitud se debe a una convergencia evolutiva. Insectívoros en su gran mayoría, los vencejos son animales caracterizados con unas alas delgadas y unas patas muy pequeñas: adaptaciones claramente a una vida  en el aire, de forma que suelen ser poco  habilidosos cuando están en tierra. De hecho, es fácil encontrarlos en el suelo incapaces de alzar el vuelo debido a que sus patas no les permiten generar el impulso necesario para alzar el vuelo. En ese caso podemos ayudarlos simplemente cogiéndolos y dándoles un pequeño impulso, a fin de que recobren el vuelo de nuevo.

Pero me gustaría resaltar un hecho. Recordemos que los vencejos comen, copulan y incluso duermen volando. Y si ya me es difícil imaginar la magnitud de una copula en el aire, más me lo supone imaginarme como se puede dormitar mientras vuelas. Quizás podamos encontrar una respuesta a dicha cuestión si nos trasladamos al océano para estudiar otro grupo de animales: los delfines. Estos, como mamíferos que son, necesitan extraer el oxigeno del ambiente aéreo.  Al vivir en el agua deben salir periódicamente a respirar ya que no cuentan con branquias . ¿Os imagináis lo peligroso que seria quedarse dormido en esta situación y no poder salir a “tomar aire”? Y aquí viene una de las adaptaciones más curiosas a la vida acuática por parte de  los delfínidos: apagar uno de los dos hemisferios cerebrales (figura 2) mientras que  la  otra parte del cerebro queda funcionando permitiendo al animal mantener el movimiento (aunque el metabolismo y actividad  se van a ralentizar en gran medida). De esta forma, el delfín podrá “descansar” una parte de su cerebro y continuar sus funciones vitales a la vez. El mundo animal no deja de sorprendernos

Figura 2; mientras duerme es fácil encontrar al delfín de lado y con un ojo abierto. Al cabo de un rato cambia de lado manteniendo la posición:  ha empezado a descansar el otro hemisferio cerebral
Imagen de: http://www.inspirandoespirandoacaberespirando.blogspot.com.es
Anuncios

¿Tienes algo que decir? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s